Mariposas

La primavera casi casi se acaba y la verdad que yo encantada de que acabe porque la alergia que me acompaña estos meses para nada es maravillosa por mucho que esta estación lo sea.

Estas galletas de mariposas me recuerdan la primavera y también un lugar que visité hace unos días.

La semana pasada me escapé junto con mi marido (casi un año y se me hace raro llamarlo así jejejeje…) de vacaciones a Amsterdam. Estuvimos unos 6 días y aunque no llegamos en la época de los tulipanes, disfrutamos de unos días estupendos de calorcillo. Y os cuento esto de Amsterdam porque allí estuvimos visitando el Jardín Botánico: “Hortus Botanicus”, un lugar agradable que valió la pena visitar por el mariposario que tiene.

Era la segunda vez que estaba en uno, pero esta ocasión las mariposas eran muy sociables. Si, estaban super cerca de nosotros y vimos algunas con unos colores y dibujos preciosos. ¡¡Yo estaba fascinada!! y eso que no soy muy amiga de los bichos.

Una en particular nos tenía maravillados, creo que al final no se dejó fotografiar era negra y azul, no se paraba nunca jeje.
¡En fin! Que ese recuerdo ha hecho que desempolve estas galletas de mariposas que hice para un cumpleaños.

Ya os contaré otro día mi encuentro con los “Stroopwafels”, como buena galletera tenía que probar galletas y dulces holandeses, alguien tenía que hacer ese sacrificio jajaja…. Otro día os dejo la receta y os cuento historias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *