Sándwiches de galletas con chocolate negro y naranja

Hace poco me regalaron un libro “500 galletas” (ñam!) y él sabía cuando me lo regalaba que iba a ser un regalo para los dos jajaja… Porque quien primero prueba las recetas y los experimentos en casa es mi pareja 🙂

Le dejé escoger receta para estrenarlo y eligió galletas de chocolate negro y naranja, justo las que salían en la portada del libro. Comparto la receta con vosotros, a la que le he hecho pequeñas variaciones.

galletas-choco-naranja1

Ingredientes para las galletas (10-12 sándwiches)

  • 225 gr de chocolate negro para fundir
  • 60 gr de harina de trigo
  • 1/4 de cucharadita de levadura en polvo
  • 2 huevos
  • 1 pizca de sal
  • 85 gr. de azúcar granulado
  • 1 cucharadita de emulsión/extracto de naranja
  1. Precalentamos el horno a 170º-180º y ponemos papel de hornear sobre nuestra bandeja de hornear galletas o sobre la bandeja del horno que tengáis.
  2. Primero fundimos el chocolate negro al baño maría y dejamos que se enfríe antes de incorporarlo al resto de ingredientes. Empezando por este paso seguro que lo tenemos frío cuando llegue el momento de añadirlo en la receta.
  3. Tamizamos harina, levadura y sal en un cuenco y reservamos.
  4. En el bol del robot de cocina (o en otro cuenco) batimos los dos huevos con el azúcar y la emulsión o esencia de naranja (también se puede sustituir por ralladura de 1 naranja). Incorporamos también el chocolate fundido.
  5. A continuación incorporamos la harina+levadura que teníamos reservada a la mezcla anterior. Y mezclamos hasta que esté todo bien integrado.
  6. Ponemos la mezcla en una manga pastelera para así poder distribuirla más cómodamente ya que la masa que obtenemos es bastante pringosa y densa (además huele que alimenta a choco y naranja!!)
  7. Pon pequeñas cantidades de masa sobre la bandeja dejando una separación entre ellas mínimo de unos 5 cm . No las hagas muy grandes (como yo jajaja… ) porque luego crecen un poquito al llevar algo de levadura y te saldrán unos pedazo de sándwiches.masa-choco
  8. Hornea durante unos 10-12 minutos (altura media y fuego arriba y abajo) y al sacarlas, antes de pasarlas a una rejilla para que enfríen completamente, déjalas un poquito en la bandeja para que se asienten.

rejilla-choco

Es muy importante que no rellenéis las galletas antes de que estas se hayan enfriado por completo porque se os puede derretir lo que le pongáis dentro.

Hay varias posibilidades de relleno de estos sándwiches, nosotros optamos por lo que sugería la receta: buttercream de naranja, pero también le van de cine el coco, la menta, la moca o la vainilla.

Ingredientes relleno: buttercream de naranja

  • 85 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 150 gr de azúcar glass
  • 1/2 cucharadita de extracto/emulsión de naranja (o 3 cucharaditas de zumo de naranja y su ralladura)

En un robot de cocina batimos la mantequilla, el extracto de naranja,  junto con el azúcar glass hasta que la mezcla claree y tenga una consistencia esponjosa. Extiende una pequeña cantidad de buttercream de naranja sobre la parte plana de la galleta y coloca encima otra galleta a modo de sándwich.

Conserva las galletas en un recipiente cerrado durante un máximo de 4-5 días.

galletas-choco-naranja

Para los amantes del chocolate y los dulces 🙂

Galletas de mantequilla de cacahuete con M&M’s

La mantequilla de cacahuete siempre me recuerda a Estados Unidos, porque sale en muchas series y películas que se ambientan allí.

Siempre me he preguntado si estaría rica y el otro día en el supermercado cuando hacía la compra con mi chico la vi en una estantería. Él, que si ha cruzado el charco, la había probado en USA y como una servidora no, pues compramos un botecito para quitarme la curiosidad.

La verdad es que comerla untada en pan me atasca un poco, no me gustó mucho la experiencia, en cambio sola está mejor. Es que es demasiado denso ese bocado, supongo que es cuestión de gustos.

Así que el otro día cuando vi que Alma Obregón publicaba una receta para hacer galletas de mantequilla de cacahuete con M&M’s vi la luz para poder acabar con ese bote.

Os dejo aquí los ingredientes y pasos sacados de la receta de Alma Obregón por si queréis tenerla a mano.

Ingredientes:

  • 115g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 100g de azúcar moreno
  • 50g de azúcar blanco
  • 1 huevo L
  • 180g de mantequilla de cacahuete
  • 1 cucharadita de pasta de vainilla o extracto de vainilla
  • 1/4 de cucharadita de bicarbonato sódico
  • 160g de harina
  • Una bolsa de M&M’s (si tienen cacahuetes por dentro mejor)
Preparación:
  1. Tamizar la harina y el bicarbonato. Reservar.
  2. Batimos mantequilla y azúcares hasta que la mezcla esté integrada y cremosa. Incorporamos la mantequilla de cacahuete, a continuación el huevo y la vainilla.
  3. Añadimos la harina y mezclamos sólo hasta que se haya mezclado, con cuidado de no sobrebatir. Añadimos los M&M’s y mezclamos con una espátula.
  4. Hacemos bolas con ayuda de una cuchara y las ponemos sobre una bandeja de horno cubierta con papel de horno. Refrigeramos al menos 1 hora antes de meter al horno
  5. Nota: Si queremos que tengan “M&M’s visibles”, clavamos unos M&M’s en la superficie de la bola antes de refrigerarla.
  6. En todo caso, no es necesario aplanar las bolas, se autoaplanan con el calor del horneado.
  7. Horneamos a 180º entre 8 y 13 minutos (dependiendo del tamaño. Cuanto más grandes, más tiempo).
  8. Dejamos enfriar sobre la bandeja 10 – 15 minutos y luego ya sobre una rejilla.

Yo las tuve durante unos 10 minutos en el horno porque hice unas buenas galletacas para que me cupieran dentro de cada bola unos cuantos M&M’s , opté por meterle una buena cantidad, ya que me apetecía que tuvieran chocolate.

Este es el aspecto que tienen las bolitas de masa antes de meterlas al frigorífico para que se enfríe la masa y prepararlas para el horneado.

Masa de galletas de mantequilla de cacahuete

Masa de galletas de mantequilla de cacahuete

Y este es el resultado de las galletas una vez horneadas. Definitivamente no me arrepiento de haber gastado la mantequilla de cacahuete en las galletas, estaban muy ricas y es cierto que para nada están duras, sino blanditas con mucho sabor a cacahuetes y M&M’s ÑAM!!

Galletas de cacahuete

Galletas de cacahuete

Y el interior de las galletas es así….

interior-galletas
Vamos, que me quité dos antojos con estas galletas, el de la mantequilla de cacahuete y el de comer M&M’s que hacía mil años que no los comía.
Ya me contaréis vuestras experiencias.

 

 

Receta Básica de Galletas de Mantequilla

La receta que uso para realizar las galletas de Planeta Cookie es muy sencilla y es infalible y rara vez da problemas con la textura y el horneado.

Algunas amig@s nos habéis preguntado por la receta, porque queréis probar en casa, así que la voy a compartir aquí intentando hacer un paso a paso detallado con trucos y consejos.

NOTA: Si quieres la versión reducida y dejar para otra ocasión en que tengas más tiempo todo esto, visita este enlace. Receta básica de galletas de mantequilla resumida.

Ingredientes:

  • 250 gramos de mantequilla con sal (en punto pomada, es decir que puedas dejar tus dedos marcados fácilmente en ella, déjala un par de horas fuera de la nevera para lograr esto)
  • 250 gramos de azúcar blanca
  • 1 huevo entero (L)
  • 2 cucharaditas de esencia de vainilla (en pasta o líquida)
  • 500 gramos de harina

Tendréis que tener a mano los siguientes utensilios y electrodomésticos:

  • 2 bandejas de horno: Así podréis hornear varias tandas de galletas y cambiar de una bandeja a otra cuando se haya enfriado.
  • Un robot de cocina que amase ó Batidora/Amasadora eléctrica:  No sirven las batidoras normales. En el Lidl salen ofertones de vez en cuando y por menos de 30€ podéis agenciaros con una Amasadora eléctrica la mar de apañada y que hace esta receta y muchas otras cosas a la perfección, suscribiros al newsletter de ellos y os enteraréis de buenas ofertas en temas de repostería. Los robots de cocina son más caros, hablamos de unos 200-300€ aprox., depende del modelo y marca. Pero si vais a hacer mucha repostería valen la pena, yo ya amorticé el mio (Kenwood) seguro je,je,je…
  • Un rodillo para amasar de madera: Podéis usar el de toda la vida (el de Ikea va de maravilla) o podéis agenciaros con unos la mar de guays que venden con unos anillos de plástico en los lados para tener la altura de la galleta igual en todos los estirados de masa. Nosotras os enseñaremos un truco sencillo y barato que te ahorra los casi 30€ que cuesta ese y con el que conseguimos que nuestras galletas tengan todas el mismo grosor. Aunque el rodillo con las alturas regulables ya no lo cambio por nada, es un imprescindible para mi.
  • Papel vegetal o de horno: nos ayudaremos de él para estirar la masa.
  • Film transparente: para envolver la masa una vez hecha y meterla a enfriar al frigorífico.
  • Una espátula de silicona
  • Corta pastas: para dar formas a nuestras galletas (redondas, cuadradas, figuras… imaginación al poder)
  • Horno: No necesita ser especial, el de casa seguro que os vale, ya que haremos nuestras galletas a altura media y a 180º/170º y con calor arriba y abajo.

En fin, vamos al grano… que esto es importante para que no os veáis sin nada imprescindible pero lo que queréis saber es como hacer las galletas. Así que vamos a ello:

Preparación

Cortamos la mantequilla (en punto pomada)  en dados y batimos con una velocidad baja-media.

Cuando la mantequilla esté ablandada añadimos el azúcar y batimos de nuevo a velocidad media hasta que veamos que queda una mezcla homogénea.

Incorporamos el huevo y la vainilla y mezclamos a una velocidad baja unos segundos.

Aspecto de la masa tras añadir el huevo y la vainilla en pasta. Los puntitos negros que véis en la masa son las semillas de la vainilla. Tiene que estar bien integrada y ser una mezcla de aspecto cremoso.

La vainilla en pasta tiene un sabor más intenso que la líquida, desde que la uso me he hecho fan.

En un bol tendremos lista la harina. Pondremos en un principio la mitad de la harina a nuestra masa y mezclaremos con el robot. Cuando esté integrada añadiremos el resto y seguiremos mezclando a velocidad media.

Si todo ha ido bien habréis obtenido una masa elástica que no se os pegará a los dedos cuando la toquéis y se despegará como si nada de la herramienta amasadora del robot de cocina.

Nota: En este vídeo podéis ver qué aspecto tiene que tener vuestra masa , la textura perfecta que indica que está lista: que se despega fácilmente de las paredes del bol de amasar.

Podemos encontrarnos con dos tipos de problemas al realizar la masa, veamos cómo solucionarlos.

La masa resultante es pegajosa y no se puede manipular

Esto es indicativo de una falta de harina en la masa o de un exceso en la proporción de ingredientes “líquidos” (quizás el huevo era demasiado grande). Para solucionarlo añade media cucharada de  harina y vuelve a amasar, si es necesario añade más, pero mejor no pasarnos e ir poco a poco corrigiendo.

 La masa resultante está muy seca y quebradiza

Esto es indicativo de un exceso de harina en la masa o que el huevo añadido es muy pequeño. Para solucionarlo añade una cucharadita de leche y vuelve a amasar. Repite esto las veces necesarias hasta conseguir la textura que buscamos.

Refrigeración de la masa

Antes de poder cortar las galletas tenemos que refrigerar la masa para cortarla fría durante al menos 1 o 2 horas.
Te voy a enseñar una forma práctica y que ocupa poco espacio para que guardes la masa en la nevera:

Dividimos la bola de masa en 3 partes iguales con la ayuda de la espátula en el bol donde la hemos amasado.

Colocamos un trozo de film transparente de unos 50cm de largo en la bancada de nuestra cocina.

Tomamos un trozo de masa y lo colocamos sobre el film transparente en su centro. Procuramos que esa porción de masa tenga una forma alargada para que cuando pasemos el rodillo quede una superficie de forma rectangular.

Con un trozo de papel de horno sobre esa masa pasamos el rodillo para estirarla y dejarla con la altura adecuada (más adelante te explico cómo).

Envolvemos con plástico transparente esa masa estirada. Te habrán quedado a los extremos plástico sobrante con el que cubrir la masa.

La guardamos dentro de un recipiente de plástico hermético grande. El mío lo conseguí en Ikea.

Hacemos lo mismo con los otros dos trozos restantes. En un recipiente como el que yo tengo me caben hasta 3 masas (9 láminas de masa) y ocupan un espacio muy reducido en la nevera.
Es muy cómodo poder coger ese trozo de masa frío ya con la altura adecuada para el corte de las galletas.

¿Qué pasa si no refrigeramos la masa?

Pues que tendremos muchos problemas a la hora de conservar la forma de las figuras y mucho riesgo de rotura al trasladarlas del sitio donde estamos recortando las formas a la bandeja de hornear.

Ten en cuenta que la masa está hecha principalmente de mantequilla y el calor la reblandece. Si metemos la masa en la nevera esta se endurecerá, como lo hacen las pastillas de mantequilla, permitiendo un cortado de las galletas más sencillo.

Si no usamos una masa fría es probable que tras el horneado nuestras galletas hayan crecido más de la cuenta. Enfriando la masa logramos que la galleta salga exactamente con la misma forma y tamaño que el cortador que usamos para crearla.

Amasado y corte de las galletas

 Vamos a ver como estirar la masa correctamente para obtener la misma altura para todas nuestras galletas y poder cortar unas galletas perfectas.

Si las galletas son mas estrechas por un lado que por otro se nos pueden quemar esas partes mas finas y estropear la galleta.

  1. Sobre una superficie lisa ponemos un trozo de papel de hornear y cortamos otro trozo del mismo tamaño. Pondremos el trozo de masa entre ambos papeles de horno. Usamos este tipo de papel porque es antiadherente y hace que no se nos pegue la masa ni a la mesa de trabajo ni al rodillo.
  2. Cogemos el rodillo para amasar y estiramos la masa que tenemos en el papel de hornear. Pero antes debes saber que es muy importante que todas las galletas tengan el mismo grosor. Te explico en el siguiente punto como lograrlo.
  3. Tienes dos opciones para lograr el mismo grosor en todas las galletas: comprar un rodillo ajustable o bien con dos listones de madera que podéis comprar en el Leroy Merlin (por ejemplo) y un rodillo normal, os montáis un remedio casero como el que podéis ver en la foto siguiente.rodillos2
  4. Los niveles tienen que tener una altura de 6mm aprox. Este grosor de galleta nos permitirá poder trabajar con ellas sin riesgo de que se nos rompan con facilidad cuando estemos decorándolas.
  5. Una vez estirada la masa procedemos a cortar las formas que queramos dar a las galletas con un cortador. Sólo tienes que presionar fuerte para que se corte bien e intenta optimizar bien el espacio para aprovechar bien la masa ya que en estos momentos estará fría y cuanto menos le pases el rodillo menos la calientas. Así que aprovecha las primeras “estiradas” de masa ya que estarán mas consistentes ocupando bien el espacio
  6. Mientras que estamos estirando una porción de masa deja el resto de las porciones envueltas en film transparente dentro del frigo, sácalas conforme las vayas necesitando para evitar que se calienten.
  7. Si la masa está lo suficientemente fría posiblemente se te quede enganchada al cortador y podrás trasladarla a la bandeja de hornear a través de él. Si se quedan en la mesa de trabajo ayúdate de una espátula, levantándolas por un extremo, para trasladarlas una vez cortadas a la bandeja de hornear.
  8. Los recortes (los restos de masa que quedan entre cada figura recortada) de cada porción puedes reutilizarlos para hacer otra bolita nueva y estirarla de nuevo. Si está muy blanda puedes tenerla unos minutos en el frigo para que tome firmeza de nuevo la mantequilla y estirar después. cortadores2

 Horneado de las galletas

A la hora de hornear las galletas sigue estas instrucciones y te saldrán lo mas perfectas posibles.

  1. Coloca las galletas en la bandeja del horno dejando espacio entre las galletas (2-3cm) porque cuando las horneas estas aumentan de tamaño levemente y si las pegas mucho pueden llegar a tocarse unas con otras y deformarse.
  2. Hay que precalentar el horno a 170º/180º (bandeja a altura media, sin ventilador y fuegos arriba y abajo). Si tu horno tiene ventilador, y no lo puedes quitar, hornea a 160º.
  3. El tiempo que tienen que estar las galletas en el horno está sobre los 7-9 minutos. Pero, como cada horno es un mundo, te recomiendo que no les quites ojo la primera vez… Cuando veas que los bordes de las galletas empiezan a dorarse un poquito, entonces es el momento de sacarlas del horno. Aunque tengan un aspecto blanquecino, eso es normal.
  4. Es recomendable meter en una hornada galletas del mismo tamaño, ya que cuanto mas pequeña es una galleta antes se hace, y puede que unas se te quemen y otras se queden a medio camino. Así que todas juntitas de un tamaño similar.
  5. Cuando saques las galletas del horno, no las quites inmediatamente de la bandeja. En esos momentos la galleta está muy blanda y las puedes romper. Tienes que dejar que se enfríen durante unos 4 minutos para poder quitarlas de ahí.
  6. Una vez transcurrido ese tiempo pásalas a una rejilla para enfriarlas del todo y que las galletas terminen de asentarse (déjalas unas cuantas horas hasta guardarlas en una caja de metal protegidas del aire y la humedad).
  7. En esa bandeja de horno que has sacado puedes ir poniendo otra tanda de galletas una vez esté fría (ayúdate poniéndola bajo el grifo de agua fría). Si vas a hacer galletas habitualmente te recomiendo tener un par de bandejas para hornear galletas, es lo más cómodo.

 rejilla

 Y bueno, creo que esto es todo lo referente a la receta y cómo hacer unas galletas de mantequilla básicas. Espero que os sea de utilidad y que en casa lo paséis tan bien como yo comiendo galletas.

Contacta: hola@planetacookie.es