Galletas: Sevilla Turística

Este conjunto de galletas es de los retos mas bonitos y gratificantes a los que me he enfrentado últimamente, una propuesta de mi amiga Ana que acepté encantada.

Vino a Planeta Cookie con una idea preciosa para dar la bienvenida a unos amigos suyos de Zaragoza que iban a pasar unos días de vacaciones en Sevilla. Ana quería que hiciera unas galletas con cosas representativas de Sevilla: lugares y cosas que evocaran lo típico de esta bella ciudad en la que vivimos.

La idea era regalar una caja con galletas a cada uno: el matrimonio y sus dos niños, para que así con la ayuda de las galletas fueran conociendo la ciudad. Seis galletas sobre Sevilla para que la descubrieran haciendo un nuevo tipo de turismo jeje…  “turismo galletil”.

Lo primero que nos viene a la mente al pensar en Sevilla probablemente sea su Feria de Abril y el flamenco. Así que en el conjunto no podían faltar unas casetas de feria con sus farolillos rojos y blancos.

Con lo que me puse manos a la obra haciendo un montón de farolillos y casetas rayadas “blanquiverdes” y “rojiblancas”.

makingof-casetas

Hice distintos dibujos para cada una de las casetas buscando inspiración en fotografías de casetas de feria que tenía en casa. Este es el resultado de las 4 galletas-caseta.

casetas

Antes mencioné el flamenco, algo muy de la tierra, con lo que una guitarra española y un abanico rojo con lunares blancos sería la siguiente galleta que formaría parte de la caja.

galletas-flamenco

Y quien ha paseado por las calles de Sevilla en primavera sabe que el olor a azahar y sus naranjos son también algo que caracteriza la ciudad. Es una sensación maravillosa la llegada de esos días de temperatura agradable con ese aroma suspendido por gran parte de la ciudad. Así que también quisimos que se llevaran esa sensación con ellos.

naranjos-azahar

Estas fueron las galletas que hice en fondant, para hacer las tres siguientes necesitaba recurrir a la pintura sobre galletas porque hacer paisajes con fondant es una misión bastante compleja (y mas si había que repetirlas varias veces). Así que el recurso de pintar era lo correcto, ahora había que dar la talla pintando…

No tenía claro si sería capaz de hacer: Una Giralda, La Torre del Oro y la Plaza de España, pero si tenía claro que al menos lo intentaría, si no salían bien ya maquinaría otra opción. Ana confió en mi y la verdad es que yo no puedo estar mas satisfecha del resultado y agradecida por creer que podría con ellas.

Os dejo con unos pequeños paso a paso de cada una de las galletas y con las fotos finales.

La Giralda

makingof-giraldaDelinear de forma esquemática con rotulador comestible, colorear con colorantes en gel disueltos en agua y pintar con pincel, para al final ir añadiendo detalles con rotulador una vez que estuviera semi seca la pintura.

4giraldas1

La Torre del Oro

makingof-torreoro

Cada una tiene su toque 😉

torres-oro

Plaza de España

makingof-plazaespana

Con esta pasé penurias porque no acertaba con el color del suelo de la plaza… la primera vez que lo hice me salió muy rojizo … al final descubrí que el terracota en polvo que tenía era el color mas parecido.

4plazaespaña

Estas galletas tenían un tamaño de 9x9cm y al sostenerlas en la mano parecían pequeños azulejos. Al final quedaron muy  lindas estas galletas pintadas a mano sobre glasa.

galletas-sevillaturistica

Las galletas iban dentro de cajitas cada una de ellas con su etiqueta personalizada con estas pegatinas

etiquetas-cajas

caja-galletas

conjunto-galletas-turisticas

Unas galletas para conocer Sevilla y hacer turismo con ellas.

Un regalo diferente, hecho a mano y que seguro que les dejó un recuerdo bien dulce de su visita a la ciudad.

 

3 thoughts on “Galletas: Sevilla Turística

  1. Aquí los amigos de Zaragoza en cuestión. Te he buscado hoy porque nos gustaron tanto las galletas (aparte de la idea que desde luego fue buenísima) que mi hija que va a comulgar ahora (noviembre, sí, en este cole son así de originales) quiere galletas igual que las de Sevilla para su comunión. La verdad es que además de ser preciosas estaban riquísimas. Y yo que creía que me daría pena comerlas de lo bonitas que eran y no, no, en cuanto pruebas una se te pasa la pena oye… ñam, ñam…

    • Hola Elena! que alegría leerle!! Que bien saber que si que os las comisteis, así las disfrutasteis totalmente. 🙂
      En un ratito te escribo un correo y te paso la información. Un besito!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *